March 20, 2020

Cómo sobrevivir el aislamiento por el coronavirus según una astronauta analógica

Después de salir de mi dormitorio, tres pasos me llevan a la habitación sanitaria, que solo tiene unos centímetros de ancho. Allí tengo privacidad, pero tan pronto como la deje y me una a mis compañeros de equipo en la mesa del desayuno, no estaré sola durante horas. En los pequeños y restringidos confines de nuestro hábitat comemos, dormimos, realizamos experimentos, hacemos nuestra rutina de ejercicios y nuestras tareas diarias de limpieza. Después de una semana de aislamiento, empiezo a sentir una ligera disminución de mi estado de ánimo. Por mucho que me gusten mis compañeros de equipo (después de todo, fuimos evaluados exhaustivamente y elegidos por compatibilidad), extraño a mi familia, los espacios abiertos, ¡solo quiero estar sola!


Si quiero hablar con mis seres queridos, tengo que usar herramientas en línea y mi tiempo y ancho de banda están restringidos.


¿Te suena conocido?


Hasta hace poco, este escenario era familiar para un número limitado de personas: aquellas trabajando y viviendo en lugares remotos, barcos, estaciones de investigación científica, astronautas y personas en cuarentena médica. Siendo yo una astronauta analógica, es una situación en la que espero encontrarme pronto durante la próxima misión analógica AMADEE20 del Foro Espacial de Austria. Esta misión tendrá lugar en el desierto de Negev en Israel en otoño de 2020. Entrenamos y nos preparamos para este tipo aislamiento con meses de anticipación. Sin embargo, aún así sentimos los efectos psicológicos y físicos.


El nuevo Coronavirus SARS-CoV-2 ha cambiado todo eso. En un abrir y cerrar de ojos,  millones de personas en todo el mundo han sido aisladas de un día para otro, sin un final claro a la vista.


Los investigadores han realizado y siguen realizando un trabajo extenso sobre los efectos médicos y psicológicos del aislamiento en la mente humana, el cuerpo y en grupos de personas. Un objetivo de esta investigación es preparar a los humanos para viajes espaciales de larga duración. La situación sin precedentes en la que nos encontramos justifica la pregunta: ¿qué podemos aprender de esta investigación para ayudar con la crisis actual?


Un estudio realizado por investigadores de la Universidad del Sur de California y de la Universidad de la Columbia Británica en Vancouver, encontró que el 5% de las personas que se aislaron durante mucho tiempo sin presentar trastornos psicológicos salieron del aislamiento exhibiendo al menos uno. Puede parecer un número pequeño, pero no lo es. Las personas aisladas se enfrentan a varios desafíos emocionales, como la mayoría de ustedes podrían dar fe. Existe la sensación de impotencia y de estar a merced de un poder superior.


Estar encerrado en espacios pequeños, ver a las mismas personas día tras día, hacer poco ejercicio, tener poco tiempo y espacio para ti, tener una vida monótona y presentar aburrimiento o estrés (¡prueba la oficina en casa con tres niños!), la depravación sensorial e incluso el racionamiento pueden llevar a una serie de problemas: la alteración del sueño, la cognición alterada y hasta un estado de ánimo subclínico depresivo pueden aparecer después de algunos días. Estos problemas tienen un efecto negativo en las relaciones interpersonales y pueden surgir conflictos entre los miembros de la familia y los compañeros de piso (te veo a ti mi querido esposo).


Si bien, la tolerancia, la cooperación y la paciencia son rasgos útiles para hacer frente a estos problemas, aquí hay algunos consejos concretos sobre cómo mantenerse cuerdo, activo, saludable, y en mi caso casada.


Para espacios compartidos, los psicólogos recomiendan identificar ciertas áreas como privadas, como el escritorio o habitaciones enteras. Estos deberían servir como retiro para tener un tiempo a solas en comparación con los lugares compartidos por todos, como la cocina o el baño. La comunicación entre todos los involucrados es crucial para esto. Todos deberían identificar sus necesidades. Las ideas para implementar esos deseos deben pensarse juntas. Una posible solución podría ser un horario que muestre quién puede usar qué habitación a qué hora. En cualquier caso, un cambio de perspectiva también ayuda. Debido a que nos sentimos controlados desde afuera por requisitos o restricciones de cuarentena y severamente restringidos en nuestra autonomía, es importante encontrar la libertad de maneras pequeñas.


Podrías intentar realizar viejos pasatiempos que son divertidos y factibles dentro de casa o incluso probar nuevos. Una rutina diaria ayuda a mantenerte activo, pero al mismo tiempo debes intentar dar sabor a las cosas (¿alguna vez te has preguntado si los astronautas juegan con su comida o posan con disfraces tontos?). Se trata de percibir más allá de las limitaciones al pensar en las formas en que podemos moldear activamente nuestras vidas. Debes mirar hacia el futuro después de la crisis del Coronavirus. Algo que puede ayudar es planear las cosas que harás cuando esto termine.


Piensa en esto: ¡la mayoría de las personas han deseado menos cosas en su lista de tareas pendientes y más tiempo con su familia!


Tenemos eso justo ahora. No se trata de “tener cuidado con lo que deseas”, es una oportunidad de usar este tiempo como un regalo y jugar con tus hijos, ponerte al día con cosas para las que no tenías tiempo en la rutina diaria de tu rutina diaria, y reflexionar sobre las cosas importantes de la vida. ¿Quizás hay cosas que te gustaría cambiar permanentemente después de la crisis?


A pesar de que soy un microbióloga, ¡me parece increíble cómo una cosa tan microscópica puede afectar al mundo entero!


Una de mis otras ocupaciones es la de profesional de la salud pública. Soy una estudiante de doctorado en Salud Pública con ocho años de experiencia como líder de equipo en control de enfermedades infecciosas en un departamento local de salud pública en Alemania. Mi principal tema de estudio es la alfabetización en salud, lo que significa la competencia organizativa e individual para acceder, comprender, evaluar y aplicar información relacionada con la salud para tomar decisiones sanas. Puedes imaginar cómo en estos tiempos difíciles esta competencia es más crucial que nunca.


Te contaré más sobre esto y te daré una idea en el siguiente artículo, ¡mantente atento!


Ilustración: NASA-Langley. La traducción al español es de Martha Irene Saladino.

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *